TODO SOBRE VUELOS

¿ES SEGURO VOLAR?

¿QUE SON LOS FILTROS HEPA? ¿TODOS LOS AVIONES LOS TIENEN?

¿EN QUE WEBS PUEDO BUSCAR LOS LUGARES VERDES PARA VIAJAR?

¿A QUE PAISES PUEDO IR DESDE MI ORIGEN Y QUE ME PEDIRAN EN EL DESTINO?

Las cosas han cambiado mucho en aviación. A los tiempos convulsos que vive la propia industria y que estima que no se recuperará al 100% hasta 2024, se suma la poca confianza que experimenta un pasajero a la hora de volar  en un espacio cerrado con otros cientos de personas. Para tratar de infundir tranquilidad, las aerolíneas se han puesto manos a la obra.

El aire que respiramos en la cabina de un avión es una mezcla entre aire extraído del exterior y el aire del interior que va renovándose y filtrándose a través de los potentes filtros HEPA

¿QUE SON LOS FILTROS HEPA?

Los aviones modernos usan los filtros HEPA para reducir la propagación de agentes patógenos a través del aire recirculado. Un estudio del Departamento de transportes de Estados Unidos realizado en 92 vuelos aleatorios mostró que los niveles de hongos y bacterias encontrados en las cabinas son iguales o inferiores a los de los hogares.

Estos niveles tan bajos de microbios son debidos al completo cambio de aire del interior de la cabina llevado a cabo entre 10 y 15 veces por hora y a la alta capacidad de filtrado de los sistemas de recirculación de aire.

Estos filtros usados en aviones comunes son similares a los filtros HEPA usados en las salas blancas industriales y en las salas críticas de los hospitales como la unidad de trasplantes y de quemados. ​

En ete video nos muestran como funcionan dentro del airbus

En este punto, la EASA (Agencia de seguridad aérea europea)defiende que los filtros HEPA que limpian el aire de los aviones y matan el 99% de los virus y bacterias no son suficientes para garantizar la seguridad.  «Los filtros HEPA por sí solos no pueden garantizar la seguridad de la salud en los aviones o cualquier otro entorno, por lo que se especificarán otras medidas dentro de las pautas. Los filtros ofrecen una capa de prevención para reducir el riesgo de contaminación por gotas que transportan el virus por el aire», explica la Agencia de Seguridad Aérea en respuestas a este diario.

Las infecciones durante los vuelos pueden transmitirse no sólo por las partículas que permanecen en el aire y pueden inhalarse, sino también por grandes gotas que se depositan en las superficies o por contacto directo con fluidos corporales. Ahí entran como defensa las mascarillas, el uso de geles hidroalcohólicos para mantener la higiene de las manos, la limitación de movimientos y la limpieza de las aeronaves propuestas por las compañías frente a los protocolos actuales que se centran en garantiza la distancia social y limitar el tiempo de exposición. Las compañías rechazan de plano dejar asientos vacíos porque aseguran que es una medida poco útil que pone en peligro su supervivencia económica.

De todas maneras» el avión es el transporte colectivo mas seguro incluso en tiempos de covo-19, señala como principio el mensaje de ALA( Asociación de líneas aereas de España) «el aire esta en permanente circulación y se renueva cada dos o tres minutos

A medida que las restricciones continúan cambiando, la única forma de avanzar en esta larga pandemia es comenzar a pensar en términos de relaciones riesgo-beneficio. Muy poco es libre de riesgos, pero tal vez algunos riesgos, como volar, son lo suficientemente pequeños como para que valga la pena tomarlos.

Arnold Barnett, profesor de ciencias de la gestión en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, ha estado tratando de cuantificar las probabilidades de contraer Covid-19 en un vuelo. Ha tenido en cuenta una serie de variables, incluidas las probabilidades de estar sentado cerca de alguien en la etapa infecciosa de la enfermedad y las probabilidades de que la protección de las mascarillas (ahora requeridas en la mayoría de los vuelos) falle. Ha explicado la forma en que el aire se renueva constantemente en las cabinas de los aviones, lo que según los expertos hace que sea muy poco probable que contraiga la enfermedad de personas que no están en sus inmediaciones: su fila o, en menor medida, la persona en el pasillo de enfrente, las personas delante o detrás.

La conclusión de Barnett es que tenemos una probabilidad de 1/4.300 de infectarnos de Covid-19 en un vuelo completo de 2 horas, es decir, aproximadamente 1 de cada 4.300 pasajeros contraerá el virus, en promedio. Las probabilidades de contraer el virus son aproximadamente la mitad, 1/7.700, si las aerolíneas dejan el asiento del medio vacío. Ha publicado sus resultados como una preimpresión aún no revisada por pares.

Suponiendo que viviremos con esta enfermedad en los próximos meses, necesitaremos formas de separar las actividades de bajo riesgo de las de alto riesgo. Mantenernos informados sobre los riesgos relativos puede ayudarnos a hacerlo. Al preocuparnos menos por la parte relativamente más segura de un viaje, el vuelo real, podemos prestar más atención a las partes con más riesgo potencial, como las multitudes y las colas apretadas en el aeropuerto.

https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/10548133/05/20/La-EASA-alerta-de-que-los-filtros-HEPA-no-garantizan-la-seguridad-en-los-aviones-.html

https://www.20minutos.es/noticia/4325947/0/viajes-avion-covid-experto-evitarlos-cabina-espacio-cerrado/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.