AHORA O NUNCA

LA EDAD DORADA DE LA MUJER VIAJERA

¿Cuándo una mujer decide convertirse en viajera?

Con los pies en la tierra y la mirada en el cielo. Ph Alicia Moreno

Muchas de nosotras pasando la quinta década y en momento de balances chequeamos la lista de nuestras expectativas vitales, gran parte de esos ítems (por no decir casi todos) son imposiciones culturales transmitidos de generación en generación.

Mafalda y su madre. Quino

Estudiamos, o no; tuvimos un oficio o profesión, o no; nos enamoramos, desenamoramos, formamos nuestra tribu familiar, o no; criamos hijos o no y llegado un momento de quiebre que puede ser el nido vacío, pérdidas afectivas o el retiro laboral nos encontramos desempolvando proyectos que estaban guardados en el armario del … “ya habrá tiempo para…”

Y tomamos coraje, decretamos con convicción:

ES AHORA O NUNCA     

En la historia de la humanidad siempre existieron las mujeres curiosas, exploradoras y conocedoras de caminos fabulosos, si bien el lugar de nómade, cazador, recolector estuvo reservado para el hombre y vedado para las féminas.

¿Y SI NOS TRANSFORMAMOS EN PROTAGONISTAS?

La literatura y el cine recrearon la aspiración silenciosa de conquistar otros horizontes poniéndole voz y ahí nos identificamos plenamente con las protagonistas.

MOTIVOS PARA VIAJAR

Indagué entre grupo de amigas, conocidas y expertas en la conducta humana, ellas gentilmente ofrecieron sus experiencias.

Los hay tantos como circunstancias atraviesan la vida de una persona, pero hay respuestas coincidentes como cuenta Maru, uruguaya y argentina por adopción “busco una combinación de descanso, más el conocer gente, ver cómo viven, charlar con los lugareños, comparar con lo propio”

Maru Silva

Angélica o Queté para los amigos, dice que le intrigan “las costumbres y los paisajes diferentes a su Tandil natal”.

Angélica «Queté» Basualdo

Una experta en la materia como es Graciela Gargiulo que lleva tres cuartas partes de su vida viajando, bloggera, escritora y viajera empedernida agrega: “Viajo para satisfacer mi eterna curiosidad, porque tengo necesidad de ejercer mi libertad en ese misterio del cruce de una frontera. Como desafío para descubrir todas las cosas que puedo llegar a hacer sola”.

“A medida que sumás millas y confianza la curiosidad se hace cada vez más presente”.

Julieta Campos, licenciada en Turismo, socia de la agencia de viajes Siddhi Turismo, la cual se especializa en la diagramación de viajes para mujeres relata: “nuestras clientas llegan buscando una experiencia en forma de viaje para alejarse de la rutina, descansar, redescubrir nuevos espacios. Lo hacen con información previa del destino, en muchas ocasiones lo eligen para cerrar ciclos como separaciones, celebraciones de cumpleaños o como un ritual de encuentro con grupos de amigas donde cada año escogen un destino diferente”.

Lic. Julieta Campos

Desde el campo de la Psicología clínica la licenciada Graciela Gerratán (MN 34600, MP 36383) expresa “Cada acto nos lleva a recuperar la satisfacción de manera inconsciente y se traduce en una motivación. De ahí en cada persona se vive desde la singularidad, pero siempre está presente la decisión de apostar a algo vivificante

Lic. Graciela Gerratán

¿HAY UNA EDAD PARA CADA COSA?

Algunas de nosotras tal vez tuvimos la oportunidad de transitar caminos vacacionales en nuestra infancia, con familia, clubes, escuela; otras lo descubrieron en la adolescencia en esos primeros atisbos de independencia, con poco dinero y actitud desafiante. Las que somos cincuentonas y más, sabemos que la amplitud de oportunidades por estas latitudes no eran muchas, los medios de comunicación y transporte no colaboraban en esas épocas, más los prejuicios, ¡los benditos prejuicios!

En el momento de crianza las vacaciones por lo general llevaban el rótulo de familiar y el deseo de descanso competía con los pañales, biberones más los tiempos infantiles. Los ahorros no siempre alcanzaban para ese “sueño” personal y quedaba rezagado.

COMPLETAR CON PROYECTOS UN «NIDO VACIO»

En tiempos de “Nido vacío”, mayor estabilidad en los proyectos laborales, vocacionales y de familia, damos lugar al despegue de aquellos deseos pospuestos para tiempos mejores.

Poner la brújula en movimiento. Ph Alicia Moreno

Queté nos cuenta, que, si bien no tenía compromisos familiares, recién pudo concretar el proyecto de recorrer el mundo cuando se estabilizó económicamente.

Maru nos confía que su primer viaje al exterior lo hizo a Cuba después de una separación acompañada con su hija, siendo una experiencia movilizante que la marcó.

Graciela Gargiulo habla de una vida de ahorro durante el año para concretar sus viajes, que recién pudo hacerlos cuando su único hijo llegó a la adolescencia, y en la actualidad él se transformó en un excelente compañero de aventuras.

Desde su agencia de turismo Julieta agrega que desde hace un tiempo surgió un sector denominado “turismo senior”, mujeres de edad media que aprovechan la disponibilidad del calendario para aventurarse a viajar en temporada baja, gran parte de ellas busca invertir en experiencias más que en shopping y cuando eligen un viaje organizado lo hacen para relajarse y despreocuparse. En el caso de ir con pareja, sobre la mujer cae la decisión del destino y la organización, mientras que el hombre se preocupa de detalles vinculados con la comodidad. Destaca la diferencia en las parejas más jóvenes en cuanto al pago del viaje, se toma como preestablecido que cada uno abona lo suyo.

¡¡¡AY QUE MIEDO!!!!!

La licenciada Gerratán expresa claramente que “La cultura machista instaló temores en nuestra sociedad que se traducen en frases como – Una chica sola viajando es peligroso-  – Es mucho más seguro cuando en el grupo viaja un varón. Dejando en una posición de inferioridad e infantilismo a la mujer.

Además de atreverse a lo desconocido hay que enfrentarse a salir de la seguridad que nos remite el ámbito en el cual se vive.

Nuestras amigas consultadas destacan temores como éstos:

  • Al avión
  • A los aeropuertos y sus trámites
  • A enfermar en un lugar alejado y no tener asistencia
  • A perderse
  • Al “mal humor” de los empleados de migraciones y sus exigencias.
  • A no poder comunicarse con los lugareños.

En la actualidad la situación de pandemia nos instaló otro temor como el de quedar aislado, sin información y sin recursos.

Desde la agencia de turismo la profesional agrega que surgen miedos como el de la inseguridad requiriendo hoteles céntricos, temor a confundirse con el cambio de moneda o al choque cultural.

¡VAMOS MUCHACHA!

Graciela Gargiulo

En sus dos libros: Pasajera en tránsito y Viajera, Graciela Gargiulo nos aconseja que la experiencia de viajar te conecta con la capacidad innata del asombro, se amplía el horizonte del descubrimiento tanto externo como de uno mismo. Aventurare a dejarse ganar por los sentidos ya sea paladeando un plato típico, en los aromas de un mercado local o perdiéndose por las callecitas y que un lugareño te regale los datos de la salida.

Es un desafío comenzar recolectando información, leyendo blogs de viajeros, mirando películas y series del lugar a visitar, escuchando su música y conociendo su historia.

Confiar en una misma, en la capacidad de conexión con el otro a través de un gesto o una mirada, si el idioma es un impedimento de comunicación. Su experiencia le arroja como balance la mayoría de gestos nobles y generosos por parte de los locales.

Si las condiciones no permiten alejarse mucho, ser viajero en la propia región o ciudad, sentarse a observar ya es una aventura en sí misma.

ABRIR LA PUERTA PARA IR A…VIAJAR

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo, nube y exterior
El mundo en mis manos. Ph Juan Ciao

Descreo de los lugares comunes y la romantización de los viajes que se lee en frases y publicidades. No es un acto mágico el viajar, no te baña de bondad ni de sabiduría si no existe la predisposición. Si uno busca un cambio interno, paciencia muchacha, lleva un tiempo y es un proceso, Roma no se construyó en un día.

Por sí solo el viaje no nos transforma en Indiana Jones, ni levitaremos por los aires, ni adquiriremos la sabiduría de un monje tibetano; pero tal vez sea la excusa para salir de una zona de confort, para quitarnos la modorra y darle sentido a un proyecto desde el atisbo de ese sueño.

Indagar sobre este tema me lleva a pensar que la llave está en conectarse con el deseo, ser conscientes de la rapidez del paso del tiempo y que la felicidad se gestiona en cada decisión.

Por eso… ¡Es ahora o nunca! con quien, quienes o en soledad, ese es un tema para otro posteo.

Me encantaría conocer tu historia, ¿Qué sueño en forma de travesía queda pendiente? ¿Cuándo fue o será tu momento?

ALICIA MORENO

13 respuestas a «AHORA O NUNCA»

  1. Uno se transforma en viajero cuando las distintas monedas las convierte en kilómetros.

    La gente no hace viajes, son los viajes los que hacen a la gente. -John Steinbeck-

  2. Excelente! Me encantó la nota. En mí caso comencé a viajar hace poco tiempo, cuando mis hijas crecieron y me jubilé de la docencia, disfruto absolutamente todo cuando viajo, la gente, los lugares, las costumbres, todo!!!!.
    Tengo muchas ganas de viajar sola pero no me he animado aún.
    Mí sueño: conocer Italia! Y lo voy a concretar!
    No hay nada mas placentero que viajar!

  3. Tengo planeado dos modos de viaje en los próximos años. Uno en mi motorhome y otro a partir de mi profesión. París me espera en el 2022 en un congreso que tiene por tema a La mujer.

  4. Me transporté a vivencias personales. Desde chica viejé con mis papás.
    Desde viajes de un día ( con mi mamá) , del que tengo más anecdotas que si hubiéramos ido de safari a África…. hasta viajes más largos y duraderos.
    Pero siempre consideré que toda cultura me ayudó. » Al irte de un lugar dejá algo, quedate con algo » ( Cito a mis papis)

  5. Comencé a viajar por la necesidad de ir a ver a mi hijo. Después se transformó en una hermosa costumbre por encontrar experiencias diferentes,atrapantes,que incluye un sabio aprendizaje..Espero seguir esa rutina de seguir conociendo personas y lugares y tener el tiempo después del intervalo de este año. Gracias chicas,por acompañarnos a seguir » volando» este 2020 con sus propuestas. FELICIDADES.

    1. Gracias Yamilé por tu compañía en este «viaje» del blog. Tus sueños de continuar en el «proyecto» viajes es el de muchas y esperemos que ese deseo se pueda concretar a la brevedad

  6. Qué sorpresa tan grata, Alicia. Durante años fui presentadora y guionista en Canal Viajar dirigiendo programas con los que, al principio, me comprometí exclusivamente con la parte pasiva, pues mis hijos eran demasiado pequeños. Con el tiempo, pude hacer una serie que me llevó a viajar a lugares increíbles de un modo muy especial, y también conseguí emprender grandes viajes en familia. Ahora, coincidiendo totalmente con tu texto, aguardo el asalto al mundo desde la inminente llegada del nido vacío. Creo que las mujeres tenemos una mirada muy especial y que en este momento somos las grandes viajeras que hacen que los destinos se conviertan en lugares un poco mejores. El turismo no puede ser peyorativo, pues salva al mundo. Los viajeros tenemos, de alguna manera, una gran responsabilidad: saber mirar , saber transmitir, conectar… es Cultura, educación. Gracias por el envío
    Feliz Navidad, felices viajes, que volverán

    1. Teresa muchas gracias por tus palabras, y es alentador y enriquecedor tu aporte desde la experiencia, cada una agrega una vivencia que suma a este desafío de «mirar» con varios ojos. Felices fiestas!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.